MI GRAN PASIÓN, LOS PERROS

Desde pequeño he sentido amor por los animales, e interés por conocerlos mejor. En casa siempre hemos tenido perros, gatos, pájaros, y otros animales. Me pasaba horas observándolos y cuestionándome el por qué de sus comportamientos. Me interesaba aprender más sobre su naturaleza, comprender el por qué y el cómo de todas estas cuestiones. Esto hizo crecer en mí una curiosidad y un gran deseo por educarme y así poder ayudar a personas y perros en la mejora de sus relaciones.
Por todo esto estoy inmensamente agradecido de tener la posibilidad de dedicarme a unas de mis pasiones: el estudio del comportamiento de perros y gatos, y  el cómo mejorar la relación y convivencia con sus compañeros humanos. Los perros y los gatos, en especial los perros, me han aportado un gran desarrollo personal en cuánto a valores, respeto y entendimiento de otras perspectivas animales y humanas.
Para mí, es un honor haber iniciado el largo camino de la educación canina desde hace más de 5 años, un camino como cualquier otro que sólo se hace al andar…andar entre humanos con quienes compartir y aprender, pero sobre todo entre perros, que son los grandes maestros de la educación canina.
Nadie sabe más de perros que los propios perros.
​En estos años caminados he podido aprender muchísimo sobre los perros a lo largo de todas las formaciones que he realizado, con las innumerables charlas con compañeros y compañeras de profesión; pero sobre todo de la convivencia con los perros y perras que me han acompañado desde mi infancia, y con los cuales he tenido la gran suerte de poder convivir, crecer, aprender y desarrollar buenos valores como el respeto, la confianza, la humildad y la empatía, sin duda, me han ayudado a ser la persona que soy. A ellos les doy las gracias, a los que se fueron Negrito, Kyra, Kyra, y a las que están Luna y Linda.
Con esta página web quisiera, poder compartir información y conocimientos sobre la educación canina tal y como yo la entiendo desde el máximo respeto por el perro, desde la naturaleza de sus comportamientos y auténticas necesidades para poder darles respuesta y ayudarles a resolver así las mismas y poder mejorar su vida y convivencia con otros perros y con sus compañeros humanos. Y así, poder ayudar a personas y perros en su relación y convivencia.
Convivir con perros, es una filosofía, una forma de vida que te hace ser mejor persona, porque los perros son agentes educativos, agentes de transformación social, tan solo hay que observarlos sin simplicidades y teorías obsoletas y nos daremos cuenta de lo mucho que tienen que aportar a nuestra sociedad.
Los perros hablan, pero sólo para aquellos que saben escuchar. Orhan Pamuk